Inicio > Análisis > Información y ruido

Información y ruido

24 noviembre, 2006

Desde el punto de vista de la teoría clásica de la información, ruido es todo aquel percepto que aparece en el canal, enmascarando o dificultando la recepción de un mensaje. No hay ideología en esta definición. No hay ruido bueno ni ruido malo.

Por poner algunos ejemplos, todo publicista sabe que sus mensajes tienen que luchar con un nivel de ruido de fondo que resta eficacia a sus campañas. Por eso buscan el momento idóneo, si lo pueden pagar, en la franja del prime time televisivo y suben el volumen. Por eso recurren a la prensa gratuita, en la que pueden insertar (de momento) mensajes a página completa a un coste menor que en la prensa de pago. El comisario de una exposición de arte, es otro ejemplo, cuando quiere reforzar al máximo el poder evocador de una pintura o de una escultura, la sitúa aislada, en un espacio neutro en el que no tenga que competir con otras obras.

Los jóvenes tienen tendencia a escuchar música mientras estudian. La música es ruido en el canal intelectual, que compite por la atención. Algunos dirán que el cerebro es un órgano multitarea, pero en mi experiencia, cuando leo el periódico con la música puesta no me entero de lo que leo y la música es el ruido. Si pongo música mientras voy conduciendo en mi coche, el sonido del motor y el rumor de rodadura del vehículo forman un ruido que me estropea el disfrute de la música.

Web ruidosaAl diseñar un sitio web, el ruido es un problema que hay que considerar seriamente, porque afecta mucho a la facilidad de uso del portal o la plataforma de aprendizaje. A veces, nos encontramos con páginas web (sobre todo las de tipo portal) en las que hay demasiadas columnas, con demasiados bloques, con demasiados enlaces y menús. categorías y conceptos. En esas páginas el usuario se enfrenta a un océano de palabras marcadas, organizadas en cabeceras cuyos conceptos no están demasiado claros. Si, además, la página está diseñada con colores chocantes, imágenes que dan saltos y banners que se desplazan por la pantalla, el ruido es ya infernal.

Un buen sitio web debe ser tranquilo y poco ruidoso. Pero, en el fondo, el ruido plantea un difícil problema de diseño: una pantalla limpia no significa que el sitio web tenga pocos contenidos. Pero esos contenidos tienen que ubicarse en conceptos y subconceptos a los que se debe llegar siguiendo un hilo lógico y poco ambiguo. Es como un juego de cajas, en el que las cajas pequeñas están contenidas en otras mayores. Tengámoslo en cuenta al utilizar un gestor de contenidos para educar a nuestros alumnos, enseñándoles de paso a hacer asociaciones lógicas y a ejercitar la abstracción y la concreción.

About these ads
Categorías:Análisis
  1. 24 noviembre, 2006 en 3:35 pm

    Estoy completamente de acuerdo contigo, Luis. Ayer mismo leí un artículo sobre diseño de la Web 2.0 en el que enfatizan la importancia de la simplicidad en el diseño actual de las webs más utilizadas por usuarios que buscan participar y que, por tanto, tienen que encontrar pocos obstáculos y ruidos para poder desenvolverse adecuadamente. Lo que pasa es que la Web está llena de jovenes y adolescentes que, como és lógico en su edad, buscan el ruido igual que cuando se meten en una discoteca. La Web está todavía en su infancia, así que aún nos queda ruido que aguantar. Un poco de paciencia. :-)

  2. 24 noviembre, 2006 en 6:14 pm

    Totalmente de acuerdo. Un ejemplo de página “silenciosa” en su diseño original es google. Creo que su simplicidad ha sido una de sus mejores cualidades. Es atractiva y deja clara su funcionalidad. Hay páginas que “aturden” y confunden al visitante.

  3. Rosa
    25 noviembre, 2006 en 5:51 pm

    Buena reflexión. Una página suave, relajada, serena ,.. puede invitar a investigarla y a descubrirla… Habrá que tenerlo muyyy en cuenta

  4. Rafa
    25 noviembre, 2006 en 7:43 pm

    Pues yo también abundo en la confirmación. Una buena descripción de sitio web “sencillo” y “usable” la encontré hace tiempo en este artículo de alzado.org, sitio interesante por múltiples aspectos…

    Bueno, no me enredo más… Aquí está el artículo

  5. 3 diciembre, 2006 en 9:48 am

    Lo cierto es que el ruido total procede, además del propio diseño de la web, de la capacidad del navegador para limitar banners, ventanas emergentes y otra formas de publicidad. Para eso tenemos el famoso adblock de mozilla. Ayer entré a IE y me di cuenta de verdad de la diferencia entre un navegador y otro.
    Gracias a todos por el curso de blogestores y por la nueva página. Me animé e instale un CMS Gekko en un servidor gratuito y sin publicidad, ifastnet.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 115 seguidores

%d personas les gusta esto: